Es una realidad que las economías latinoamericanas son endebles y, muchas veces, dependientes de otros países más fuertes del norte. Sin embargo, en los últimos años cada país ha presentado números muy diversos de Inflacion y Desempleo, desarticulando a la región. 

Mientras en el año 2016 la economía uruguaya creció un 1,5%, Chile fue el país que menos inflación registró en la región. Sin embargo su economía no creció tanto como hubiesen querido. Sin embargo este país es capaz de mantener su inflación en un porcentaje aceptable.

En el ranking le siguen Perú en segundo lugar con un 3,2%. México aparece en tercer lugar con un IPC del 3,4%, el número mas alto al que ha llegado en dos años. Los economistas explican ese suceso a través del “efecto Trump” y la depreciación del peso mexicano. 

Los números para otros países de la región fueron más altos. Colombia cerró el 2016 con una inflación del 5,75%. Brasil con el 6,29%. Por otra parte Argentina, en el primer año de gobierno de Mauricio Macri, no pudo cumplir con lo esperado y tuvo una inflación anual del 41%. Esto sumado a los índices alto de desempleo y la suba en las tarifas de los servicios deja al país en una situación complicada.